¿Cómo limpiar tus brochas y rodillos?

¿Piensas que debes comprar utensilios nuevos cada vez que te pones a pintar? ¿Guardaste alguna paletina pensando que ibas a poder reutilizarla en el futuro, pero cuando fuiste a echarle mano, estaba inutilizable? Saber cómo limpiar correctamente tus brochas y rodillos de pintura es algo tan básico y sencillo como inusual, ya que normalmente, no suele hacerse bien. En este artículo te enseñamos cómo puedes limpiar y mantener tus utensilios de pintura para que puedas aprovecharlo durante más tiempo. Y lo que es mejor… te enseñamos a hacerlo de forma sostenible y sin impactar en el medioambiente. ¿No te lo crees? ¡Quédate en ePinturas y aprende cómo!

1. Las pinturas al agua, grandes aliadas del medioambiente

La industria de la pintura está haciendo todo lo posible para adoptar posturas sostenibles que contribuyan a la protección ambiental. Es por ello que cada vez se fabrican más pinturas al agua y menos productos al disolvente, ya que estos últimos emiten COVs (Compuestos Orgánicos Volátiles) a la atmósfera capaces de deteriorar el medioambiente.

El inconveniente de esto, es que, al utilizarse agua para limpiar las pinturas en base acrílica, pueden emitirse residuos al medio acuático. Al fin y al cabo, este tipo de pinturas no dejan de ser compuestos químicos, y conviene tratarlas como tal.

2. ¿Cómo limpiar brochas de pintura sin aguarrás ni disolventes?

Como hemos indicado anteriormente, para limpiar las pinturas acrílicas, basta con utilizar simplemente agua. No es necesario utilizar aguarrás, acetonas, ni ningún tipo de disolvente similar. En relación a esto, se deben distinguir dos situaciones:

2.1. Vas a dejar tus brochas para continuar pintando más tarde

Si vas a continuar pintando luego (o al día siguiente), recomendamos que no limpies la brocha de un día para otro. Es más conveniente guardar los instrumentos de la siguiente forma:

  • Si estás pintando con brocha, déjala manchada y envuélvela con papel de film. Evitarás que la brocha se deteriore y podrás ahorrar tiempo ya que, al día siguiente, te será más fácil reiniciar el trabajo
  • SI utilizas rodillo, introdúcelo directamente tras el pintado en una bolsa de plástico hermética. Te aseguramos que, si estás utilizando pinturas al agua, éstas no echarán a perder el rodillo (de hecho, podría llegar a aguantar días en la bolsa).

Limpia tus brochas sin aguarrás

Esta forma de proceder evita que, por un lado, se malgaste pintura y, por otro, se desperdicie agua en la limpieza de las herramientas.

2.2. Vas a limpiar tus herramientas después de pintar

Cuando ya hayamos terminado el trabajo, aconsejamos eliminar la mayor cantidad de pintura que se pueda de las brochas y rodillos dentro de la lata original, antes de empezar a limpiarlos.

Para desechar los residuos de la manera más sostenible y limpia posible, recomendamos actuar de la siguiente forma:

  1. Llena un recipiente con agua caliente (unos 35-40 ºC) y sumerge la brocha o el rodillo durante unas 2 horas. Si la herramienta es muy grande, puede que necesite varios ciclos de lavado
  2. Cuando hayan soltado la pintura en el agua en casi su totalidad, seca la herramienta con un papel o paño, o bien deja secar hasta que el agua se haya evaporado.
  3. El agua utilizada para limpiar, ahora debe ser considerada como un residuo doméstico, por lo que debes llevarla al punto limpio más cercano de tu localidad. Como alternativa, puedes esperar a que el agua se evapore del cubo o lata hasta que sólo quede pintura seca en su interior, momento en el que deberás llevarlo a un centro de tratamiento de residuos
  4. Si no deseas conservar la brocha o el rodillo y quieres tirarlo, espera a que se seque completamente y procede igual que hemos indicado en el punto anterior con los botes y latas de pintura seca
  5. Si ha sobrado pintura, ciérrala lo más herméticamente que puedas y guárdala en un lugar seco y fresco (que oscile entre 0ºC y 25ºC). Por el contrario, si no deseas conservar esta pintura, llévala al punto de recogida de residuos.

Limpiar rodillos de pintura

Por último, recuerda que nunca debes llevar a cabo cualquier proceso de lavado directamente en grifos, desagües o corrientes de agua, ya que esto provoca que gran parte de los residuos acaben en el agua y termine contaminando el medioambiente.

Ahora ya no tienes excusas para limpiar tus brochas correctamente. Si procedes tal y como te hemos enseñado en este post, podrás pintar de manera más cómoda, económica y sostenible. Así que… ¿A qué esperas?

¿Te gusta? ¡Comparte!
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *